Seguridad de los datos

El robo, la fuga o incluso la exfiltración son amenazas contra tus datos, y los principales objetivos de actos cibernéticos maliciosos. Cada comunicación también puede convertirse en una fuente de riesgo. Porque tan pronto como tus datos transiten de un espacio a otro, serán susceptibles de ser interceptados, modificados o incluso destruidos. Para una mayor seguridad de los datos, tus equipos de seguridad informática deben aplicar una serie de buenas prácticas; y la más importante de ellas es el cifrado de datos.

¿Por qué cifrar tus datos?

En toda organización, la seguridad de los datos se pone regularmente a prueba. El cifrado de datos permite protegerse contra el robo y la fuga de esta información. El origen de esta fragilidad está en diversas causas, que van desde la negligencia hasta el espionaje industrial, pasando por los nuevos usos móviles y el uso masivo de herramientas colaborativas. Por lo tanto, la noción de protección de datos está íntimamente ligada a los riesgos de confidencialidad, integridad y disponibilidad. Con la noción de trazabilidad, estos elementos son los criterios fundamentales de la seguridad de la información.

Y la respuesta que generalmente se da para proteger la integridad y confidencialidad de estos datos se basa en una acción: el cifrado.

+5k

El CNIL (FR) registró más de 5000 notificaciones de fuga de datos en 2021

Protección de los datos · Protección de los datos informáticos · Seguridad de la información

¿Cómo funciona el cifrado?

¿Cómo se cifra la información? El cifrado de datos no estructurados puede adoptar muchas formas. Además del cifrado de superficie, es posible encriptar un archivo o un correo electrónico individualmente. Una vez encriptados, únicamente el remitente y el destinatario pueden descifrar estos elementos Esto es así sin importar cual sea el medio o el dispositivo utilizado (ordenador, tableta, móvil, memoria USB, servidor de archivos o nube pública y privada). Protección contra los actos maliciosos, como la fuga de datos o los ataques de intercepción.

Para que tus equipos la integren, tu solución de cifrado de datos debe adaptarse a la vida profesional diaria de tus empleados, y no al revés. De esta forma la solución les permite acceder de forma segura a los datos, estén donde estén, en una serie de casos de uso adaptados a las herramientas de comunicación y colaboración actuales.

El cifrado de datos con Stormshield

¿Cómo se protegen los datos sensibles? Para garantizar la protección de datos, Stormshield utiliza el cifrado de extremo a extremo. El soporte cifrado mantiene de esta forma su propia seguridad y puede compartirse con total seguridad en distintas plataformas, en la nube o en la empresa.

Con el software de protección de datos Stormshield Data Security (SDS), descubrirás una solución de cifrado sencilla y transparente para el usuario, que le permite mantener sus hábitos de trabajo. Al estar en el centro de la seguridad de su información, el usuario designa las personas autorizadas a acceder a la información y crea espacios de colaboración segura. Una proposición de protección de datos basada en la fiabilidad de sus soluciones, reconocida al más alto nivel europeo.

¿Hay que cifrarlo todo?

¿Qué datos deben cifrarse? Datos vitales, datos sensibles o datos críticos, pero también datos personales; es fácil perderse entre los términos relacionados con este tema. Por lo tanto, muchas empresas creen que no les afecta y que, por lo tanto, no tienen que proteger sus archivos ni sus comunicaciones. Sin embargo, la protección de datos es necesaria y afecta a todas las empresas. Los datos de producción, los datos financieros, los datos de I+D y los datos de recursos humanos son elementos que permiten a la empresa funcionar a diario.

Para entenderlo, se debe definir qué información es estratégica para la empresa o entidad en cuestión, teniendo en cuenta que cualquier dato producido tiene valor.

Cifrado de datos y normativa

A escala europea, el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) es claro en su Considerando 83, y menciona la técnica de cifrado: «A fin de mantener la seguridad y evitar que el tratamiento infrinja lo dispuesto en el presente Reglamento, el responsable o el encargado deben evaluar los riesgos inherentes al tratamiento y aplicar medidas para mitigarlos, como el cifrado.» En Francia, la CNIL completa este enfoque y enumera las precauciones básicas que deben adoptarse para el cifrado de datos: utilizar un algoritmo reconocido y seguro, utilizar un tamaño de de la clave de cifrado sapropiado, proteger las claves secretas...

Por último, desde el PCI DSS en banca hasta el HIPAA en el sector sanitario, el cifrado de datos también está sujeto a normas sectoriales.